nose

domingo, 1 de abril de 2007

La Ruta de Los Hornos de Brea y el Calafateo

Sábado, 31 de marzo de 2007

La Agencia de Desarrollo rural del Ayuntamiento de la Villa de Arico, viene desarrollando desde hace algún tiempo una serie de actividades con el objetivo de dar a conocer el patrimonio rural de este extenso municipio del sur de la isla. Así el pasado día 22 de marzo nos llegó una invitación a todos los montañeros para acudir a La Villa de Arico el día 31 de marzo para realizar la ruta de senderismo temático de “Los hornos de Brea y el calafateo en Arico”.

El punto de encuentro en esta ocasión, se había determinado en la plaza de la Villa de Arico, junto a la Iglesia en honor de San Juan Bautista, a las 9:00 de la mañana, al reclamo de esta actividad acudimos entorno a 70 personas, muchas de ellas miembros de algunos grupos de montaña de la isla (Grupo Montañero Tenerife, Montañeros de Nivaria, Unión Montañera Añaza), miembros del foro Tenerife en Verde, comunidad virtual que se ocupa de temas relacionados con el medio ambiente de nuestra isla, Educación ambiental El Cardón y muchos particulares interesados en conocer mejor el patrimonio.

Sobre las 9:30, partimos en coche hasta El Contador de Arico, lugar donde iniciaríamos la marcha, Sergio Pérez Acosta, nos daría una breve introducción a lo que la ruta nos depararía

Iniciamos el recorrido por un antiguo camino que encontramos a unos 100 m. de la zona de aparcamientos en dirección a la Villa de Arico, se encuentra éste poco transitado e invadido por la vegetación y troncos, pero de gran belleza y claridad de trazado por mantener su caja los antiguos muros que lo contenían, serpenteando por el mismo, llegaríamos hasta La Morra de Durán, una atalaya natural que forma parte de La Loma del Durazno y de la que obtendremos una estupenda vista de gran parte del municipio de Arico. Hacia el NNE vemos el Peñón del Contador, justo encima de nosotros la Montaña de los Albarderos y Montaña Bermeja, al fondo la Montaña de los Picachos; al SE vemos El Lomo de Tamadaya, al Sur el Lomo de la Florida y el Lomo de Archipenque y entre lomo y lomo apreciamos las cicatrices que la erosión va dejando en la tierra en forma de profundos y bellos barrancos. De todos estos lugares Sergio Pérez va dando debida cuenta, indicando su posición precisa.

Continuamos nuestro camino ascendiendo por la Loma del Durazno que se cruzará con la pista de El Contador que sube hasta la cumbre, poco a poco el camino se va introduciendo en la masa arbolada de pinos del Parque Natural de la Corona Forestal. Justo antes de atravesar el Barranco de la Grieta volvemos a tomar la pista de El Contador y pasado éste giramos a la derecha por un camino que nos llevará hasta una bella y antigua calzada empedrada en muy buen estado de conservación. A unos 500 metros y siguiendo por el sendero, nos desviamos por una loma hasta encontrar el horno de Brea, encontrándose éste situado en una pequeña loma franqueado por dos barrancos uno, el de Piedras Caídas o Barranco de Magdalena de gran porte y belleza, y el otro pequeño que ayudó a la propia configuración del Horno de Brea.

En este punto Román hace de anfitrión y nos facilita todo tipo de datos sobre los antiguos Hornos de Brea:
- Se cree que la industria de la Brea dio comienzo poco después de que se dio por finalizada la conquista de Tenerife (1496) y continuando su actividad hasta el s.XVII (1646).
- Son anteriores a la propia existencia del pueblo de Arico y eran portugueses los maestros encargados de su explotación.
- En ellos trabajaban algunos esclavos: negros, moriscos y guanches.
- La brea era un producto de enorme interés estratégico, grandes potencias como España, Holanda, Francia o el Reino Unido eran grandes consumidores de este producto.
- Se necesitaban 100 Kg. de leña para obtener tan sólo 15 kg. de brea. Las cuadrillas fabricaban un horno en Lomas y zonas de fácil acceso rodeadas de árboles que iban talando hasta dejar la zona convertida en erial, que abandonaban para construir otro con mayores recursos. Ésto da idea de la enorme deforestación a la que fue sometido todo el bosque de la isla, en la actualidad, los pinos que rodean los hornos son fruto de las repoblaciones del s.XX, los pinos de mayor talle que podemos encontrar se supone que se salvaron por ser demasiado jóvenes en aquellos tiempos.
- El Cabildo daba concesiones administrativas para la explotación del bosque, a cambio de contribuir a la financiación del mismo a través de impuestos.
- El producto final era muy demandado para la impermeabilización o calafateo de barcos.

Una vez concluida la exposición de Román y contestando a algunas preguntas, continuamos camino hasta la antigua casa forestal donde pudimos disfrutar nuevamente de unas bellas vistas de Arico y tomamos camino de regreso al contador.

Se nos había hecho bastante tarde para bajar a El Porís, por lo que se optó por parar primero en Villa de Arico a comer y continuar por la tarde donde veríamos el procedimiento del calafateo a los barcos de mano de José Ramón, que nos brindó todos sus conocimientos sobre este sistema de impermeabilización de barcos de madera, usado por nuestros antepasados y que hoy sólo queda en la memoria de unos pocos.

Afortunadamente la extracción de La Brea terminó en Canarias y los bosque fueron repoblados para el disfrute de todos nosotros, no quiero pensar como sería Canarias si la explotación de los bosques no hubiese parado.

Agradecer a la Agencia de Desarrollo Rural (Juan Antonio, Román, José Ramón, Benito y a Sergio y a los que con ellos colaboran) en esta actividad y animarles a que continúen con el camino abierto para dar a conocer el rico patrimonio que Arico nos puede ofrecer a todos nosotros.

La jornada ha resultada muy agradable, por el reencuentro de viejos y nuevos amigos de muchos grupos de montaña a los que desde estas líneas les envío un cordial saludo.

4 comentarios:

Carlos Velázquez dijo...

Agradecerte Castellano, la precisa narración de una jornada tan entrañable.
Dificilmente se podría expresar mejor dicho día.
Una actividad como ésta, nos hace descubrir o reafirmar los múltiples valores que encierran nuestros paisajes.

Mónica dijo...

¡Felicidades Castellano! me había quedado pena por no haber cogido notas, ahora me siento mucho mejor.

:O) Un abrazo. Mónica.

Eduardo L. dijo...

Una perfecta narración de una buena jornada, compañero. Sensacionales fotos, como de costumbre.

CLUB DE MONTAÑA MAJAN dijo...

Castellano ,
que pena no pude ir a esta ruta de los hornos de Brea, nunca te lo perdonaré .
Un abrazo
Ramón

Número de visitas

Predicción para los próximos días

Datos meteorológicos en Tiempo Real en los Rodeos